Programa sociocultural

La Habana

“...ciudad de campanas y pregones, de torrecillas y miradores orlados de rojos tejados por los que ruedan en torbellinos las aguas de todos los veranos...”

Programas Culturales

Programas Culturales

Resumen cultural de la Oficina del Historiador de la Ciudad, 2014

Por: Redacción de la Dirección de Gestión Cultural

Oficina del Historiador de la Ciudad

I. La edición Rutas y Andares 2014

Este verano, en los meses de julio y agosto, como ya es costumbre se llevó a cabo la 14 edición del proyecto de verano Rutas y Andares para descubrir en Familia. Tras 14 años de existencia, el proyecto es todo un reto ya que trata dentro del reducido espacio físico del Centro Histórico de la Habana, de mantener a fieles participantes de todas las edades y encantar a no iniciados a través de propuestas de aproximación al patrimonio cultural.

El proyecto mantiene la concepción de las modalidades de Rutas y Andares. Se diseñaron 7 rutas diferentes: Ruta Lo mágico religioso, Ruta de la tierra y Ruta Las aves en las colecciones de los museos, y cuatro rutas especiales: Ruta especial por la Quinta de los Molinos, Ruta especial El Renacimiento italiano y sus artistas paradigmáticos, Ruta especial El historiador del arte en Cuba: un mediador para la sensibilidad cultural y Ruta especial Hispanoamérica: de lo clásico a lo contemporáneo.

Se mantuvo la opción de la Ruta Guiada de los Martes y en el caso de la Ruta especial El Renacimiento italiano y sus artistas paradigmáticos se llevó a cabo los viernes por la mañana en el Convento de San Francisco de Asís mientras que la Ruta especial Hispanoamérica: de lo clásico a lo contemporáneo, se desarrolló los jueves a partir de las 2 de la tarde.

Este año se realizaron un total de 40 Andares temáticos diferentes. Se conformaron en 5 grupos: Andar con los andantes (miércoles), Andar  la arquitectura (jueves), Andar por la conservación y la restauración (viernes de julio), Andar del naturalista (viernes de agosto), y los Andares virtuales (durante los meses de julio y agosto).  En ésta ocasión se realizó en su segunda edición, el Andar infantil Somos 1, dirigido a niños con discapacidad físico motora, retraso y retardo en el aprendizaje y Síndrome Down. El diseño del proyecto volvió a incursionar nuevamente fuera de los límites del Centro Histórico, se realizaron recorridos por los  municipios de 10 de octubre, Playa y El Vedado, así como visitas a la Universidad de la Habana y las Escuelas de Arte.

En ésta oportunidad se retoma el programa de talleres dirigido al público infantil y adolescente de la ciudad debido a la demanda que tuvieron estos espacios por parte de las familias el año anterior. Se organizaron un total de 50 talleres de ellos: 10 para niños, 25 para adolescentes y 15 para niños y adolescentes.

II. ¿Cuántos participaron en Rutas y Andares?

Este verano asistieron aproximadamente 13 697 visitantes a las Rutas y Andares. Se mantiene la tendencia de los últimos años de la cifra por encima de los 10 000. Se estima que del total, 6240 recorrieron los museos a través de las Rutas, mientras que 3591participaron en los Andares. Alrededor de 1831 niños y adolescentes participaron en los talleres de verano y aproximadamente 2035 personas disfrutaron de las opciones de premio durante los meses de julio y agosto.

En los Andares, en general, se contabilizaron 2498 adultos, 426 Adolescentes, 367 niños y 300 adultos mayores. A continuación señalamos cuáles recibieron más visitantes.

Andares más visitados según la cantidad de participantes totales

  •  Andar con los andantes ( 991)
  •  Andar la arquitectura: ( 962)
  •  Andares del naturalista (509)

Entre ellos las temáticas de Andares con más participantes fueron:

  • Andar por la Plazuela de las Ursulinas. (226)
  • Andar Diálogo, oficio y restauración. (201)
  • Andar por la Arqueología habanera. (175)

 

La Ruta más visitadas fueron:

  • Ruta especial por la Quinta de los Molinos. (857)
  • Ruta especial El Renacimiento italiano y sus artistas paradigmáticos. (590)
  • Ruta especial Hispanoamérica: de lo clásico a lo contemporáneo. (554)

Ill. Perfil del público visitante

Los sujetos de la muestra son la mayoría del sexo femenino (84%) cifra que se ha mantenido estable a lo largo de los años y que se asocia a la presencia de mujeres: madres o abuelas en compañía de niños y adolescentes. Aproximadamente 15% de los entrevistados fueron hombres.

En cuanto a la distribución por grupos de edades en este año sobresale, como en otras ediciones el grupo entre 41-52 años (25%) y aquellos que están entre las edades de 61-70 (26%). 

Como se ha expresado en ediciones anteriores la distribución de los grupos de edades ratifica el ámbito familiar en el que se participa en el proyecto, dado por la interacción de personas de distintas generaciones.

En cuanto al nivel de escolaridad del público, continua la tendencia de años anteriores de una mayoría con nivel universitario (64%), seguidos por el nivel preuniversitario y técnico medio en un (23%)

El proyecto conserva su característica de ser una opción para el disfrute de la familia. El 35% de las personas encuestadas dicen haber venido acompañadas solo de familiares, mientras que un 30 % asistió con amigos y familiares.

El dato sociodemográfico referido al municipio de procedencia del público resulta un indicador de interés para valorar el alcance geográfico de este proyecto. En el 2014, los 6 municipios más representados en la muestra son: Plaza con un 13 % de representación, le sigue 10 de Octubre con un 11%, luego Playa con un 11% y Centro Habana con un 10%, y La Habana Vieja en un 8% y Habana del Este con una participación de un 6%. Estos mismos municipios fueron los más representados en la edición pasado.

lV. Las Rutas por dentro

El público que asistió a la modalidad de Rutas en ésta ocasión estuvo compuesto por un 83% del sexo femenino y un 16% del sexo masculino, mientras que los grupos de edades que mayor cantidad de participantes presentaron fueron los de 41-52 años con un 25% y de 61-70 años con alrededor de un 21% cada grupo. Alrededor del 59% de la muestra es graduada de nivel universitario y un 22% de nivel preuniversitario o técnico medio.

La muestra mostró la presencia de participantes de todos los municipios de la ciudad, destacándose los territorios de Plaza, Playa y 10 de Octubre.

Los datos arrojan con una alta representación (72%) que los participantes en las Rutas de este año 2014 han sido repitentes en el Proyecto Rutas y Andares, mientras que un 25% dice disfrutar de ésta propuesta por vez primera. Esto muestra cómo el proyecto posee un público que se mantiene año tras año, pero a su vez se presenta como una opción cultural y patrimonial  atractiva en el verano para nuevos públicos de la ciudad y el país.

 Por último, a continuación se listan las sugerencias más reiteradas por el público dentro de las Rutas:

- Disponer información escrita de cada ruta que se realice.

-Se debe divulgar más el proyecto Rutas y Andares a través de los medios de comunicación.

-Continuar el Programa Rutas y Andares con la misma calidad y éxito que hasta ahora.

-Incluir más opciones infantiles.

V. Andares por dentro

En esta edición, como en años anteriores, el público asistente a la modalidad de Andares estuvo integrado mayormente por personas del sexo femenino, representado en un 85%, mientras que el sexo masculino estuvo representado en un 15%.

Anualmente recibimos andantes de diferentes grupos etarios. En esta ocasión los grupos de edades que mayor asistencia presentaron estuvieron entre los 61-70 años con un 32%  y los de 41-52 años con un 26%.

En cuanto al nivel de escolaridad la muestra evidenció que la mayoría de los andantes había culminado los estudios universitarios (71%), mientras que el 25% finalizó el nivel preuniversitario o técnico medio.

Este año, el público estuvo integrado también por visitantes de otras provincias como Mayabeque y Cienfuegos, pero los datos reflejaron que la mayoría de los participantes provenían de la capital, destacándose los municipios de 10 de Octubre, Habana Vieja y Plaza.  

El proyecto Rutas y Andares, como su propio nombre lo indica, es un espacio para descubrir en familia. Este año, como en ediciones anteriores, los datos demostraron que el 35 % de los participantes preferían acudir en compañía de su familia, mientras que el resto de los visitantes asistían junto a amigos (18%).

El proyecto posee un público repitente que se mantiene año tras año disfrutando de una variada propuesta de visitas a museos y recorridos por el entorno. Las estadísticas muestran que un 83% había acudido a ediciones pasadas de Rutas y Andares, y de ellos, la mayoría por más de 8 años consecutivos. Por otro lado, la propuesta de Rutas y Andares constituye una opción cultural y patrimonial atractiva en el verano de igual manera para nuevos públicos de la ciudad, un 17% dice haber asistido por primera vez.

 

VI. Los premios

En el 2014, las familias ganadoras continuaron disfrutando de la entrega de premios con carácter cultural, que constituyeron atractivos espacios para los mismos. Un total de 341 familias obtuvieron el Primer Premio, y la casi totalidad de estas personas concurrieron a las funciones de la compañía infantil La Colmenita  para disfrutar de este Premio. Otras de las opciones para los ganadores fueron: las presentaciones del Grupo de Teatro La Proa y la presentación única del Ballet Infantil y Juvenil Lizt Alfonso.

Las familias ganadoras del Primer Premio igualmente obtuvieron la condición de "Familias Rutas y Andares", que además de garantizarles el vínculo con el acontecer cultural en el Centro Histórico, también les brinda la posibilidad de la entrada libre a los museos de la Oficina del Historiador,  invitaciones a conciertos, exposiciones y otros actos culturales durante un año. Por otra parte, para la institución esto implica la fidelidad de un público habitual a los diferentes espacios culturales que se desarrollan en los museos, casas museos y centros culturales.

Los ganadores de esta edición tuvieron como novedad la posibilidad de visitar el proyecto comunitario Artecorte que, bajo la guía de Gilberto Valladares, desarrolla acciones locales con el fin de transformar física y socialmente el barrio del Santo Ángel en La Habana Vieja. 

Vll. Evaluación de los talleres de verano para adolescentes

Durante el verano el Proyecto de Desarrollo Social Integral y Participativo de los Adolescentes en La Habana Vieja, a través de su programa de talleres, se inserta en el proyecto Rutas y Andares para descubrir en familia que lleva a cabo la Oficina del Historiador de la Habana. La segunda edición de talleres de verano, pretendió atraer al público adolescente a la riqueza patrimonial e histórica atesorada en el Centro Histórico de La Habana Vieja, a través de la activación de espacios que combinaran temáticas educativas y culturales y que al mismo tiempo  resultan atractivas para este grupo.

Se conformó una propuesta de 40 talleres para adolescentes que incluyó las temáticas de paleontología, poesía, artes plásticas, danza, arqueología subacuática, danza árabe y flamenca, numismática, nuevas tecnologías, historieta, fotografía, diseño, audiovisuales, manualidades, magia, origami, artesanía, , cerámica, teatro, orfebrería, música, entre otras.

El presente informe muestra la evaluación realizada a estos talleres. Para la misma se realizó una combinación de métodos cualitativos y cuantitativos. Se encuestó a una muestra representativa de adolescentes que participaron en la propuesta y se complementó con observaciones a las sesiones de los talleres.

Perfil del público adolescente participante en los talleres de verano

En la presente edición de talleres de verano participaron 771 adolescentes, de los cuales el 72% pertenece a las edades comprendidas entre 11 y 15 años de edad, seguido de un 24% representado por adolescentes de entre 16 y 21 años. El 4% restante se corresponde con jóvenes mayores de 22 años.

Con relación al sexo, encontramos que la mayoría de los adolescentes que participaron en los talleres son de sexo femenino (75%)

Estos adolescentes procedían de diferentes municipios de la capital, destacando la presencia de adolescentes residentes en Plaza de la Revolución (18%) la Habana Vieja (17%) y Playa (12%).

Como característica de la edad adolescente queda evidenciada la forma de acceso en relación con la compañía que prefieren los adolescentes para asistir a este tipo de ofertas culturales. En este sentido los más altos porcentajes se identifican con la opción de acompañarse de amigos (33%) o de asistir solos (30%)

Vías de comunicación más efectivas para la promoción de los talleres de verano

Entre los medios de comunicación más efectivos para la promoción de esta edición de los talleres de verano encontramos en primer lugar el Programa Cultural de la Oficina del Historiador (34%), seguido de la trasmisión informal de la información a través de los amigos (22%) y el correo electrónico (17%).

Por su parte los medios masivos de comunicación como la TV, la radio y la prensa no parecen ser los más efectivos para la trasmisión de la información a los adolescentes, por lo que resulta necesario incentivar las acciones de comunicación y propaganda de los talleres de verano en estos espacios.

Principales motivaciones de los adolescentes para matricular en los talleres de verano.

Las motivaciones de los adolescentes para matricular en los diferentes talleres son diversas. Sin embargo, como característica común, encontramos que gran parte de las mismas se relaciona con intereses específicos de acuerdo a las temáticas de cada uno de los talleres (50%), y de esta forma los adolescentes expresan necesidades de aprendizaje y conocimiento relacionados con temas de su interés (35%). En menor medida aparecen también motivos relacionados con la forma didáctica de aprender en los talleres, el establecimiento de nuevas relaciones y la recreación y el esparcimiento que supone la participación en este tipo de oferta cultural.

Satisfacción de los adolescentes durante la participación en los talleres de verano

El estado motivacional de los adolescentes respecto al taller se correspondió con valores positivos, y se evidencia en el 80% que refirió sentirse muy motivado durante las sesiones, mientras que el restante 20% señaló sentirse motivado.

Las principales razones de esta satisfacción los adolescentes las hacen corresponder con la calidad de los conocimientos impartidos (30%), la preparación de los profesores (20%) y el dinamismo de las clases (13%) fundamentalmente.

En general se visualizan niveles altos de satisfacción en los adolescentes a partir de las dinámicas establecidas en el taller.

Con relación a las sesiones de taller, un 85% de los adolescentes considera que las mismas fueron creativas y dinámicas, así mismo con igual porcentaje considera haber tenido una participación  activa en las mismas.

Las interacciones que se establecen a lo interno de los talleres y entre coetáneos se pueden considerar satisfactorias pues la mayoría de los adolescentes (85%) declararon haber establecido buenas relaciones con los compañeros, mientras que un 80% reconoce incluso la formación de nuevas amistades. De igual manera las relaciones entre los especialistas que impartieron los talleres y los adolescentes poseen también un elevado grado de satisfacción por parte de estos últimos (96%)

 Por su parte el trabajo en equipo constituye un aspecto que se logró para un 80%  de los adolescentes.

Por último y en relación a la disponibilidad de materiales para trabajar, el 75% de los muchachos declara haber tenido completamente cubierto las necesidades en este sentido, mientras que el resto señala algunas dificultades.  Esta cifra aún cuando se corresponde con la mayoría de los encuestados, sugiere que constituye un aspecto que se debe reforzar para próximas ediciones.

Correspondencia entre los intereses profesionales de los adolescentes y las temáticas de los talleres.

Aunque en la etapa adolescente todavía no se identifican proyectos profesionales correctamente elaborados, sí comienzan a aparecer intereses y motivos en este sentido. En el caso de los adolescentes encuestados, los mismos se corresponden con las temáticas de los talleres en que matricularon en un 70%. Para el restante 30% la temática del taller  no se corresponde con estos intereses, o bien no tiene definido proyecciones profesionales aún.

Estos datos sugieren que los talleres de verano refuerzan la motivación profesional de los adolescentes, quienes acuden a los mismos no solo para satisfacer necesidades de recreación y esparcimiento, sino para encontrar diversas formas de orientación profesional.

Sugerencias brindadas por los adolescentes para próximas ediciones de talleres de verano

Entre las recomendaciones que más hacen los adolescentes para próximas ediciones aparecen las relacionadas con los horarios de los talleres. Demandan tanto el aumento de las frecuencias como la prolongación de los tiempos de duración de los talleres (40%)

Así mismo proponen trascender el espacio formal del taller a través de la realización de excursiones a lugares de interés para las diferentes temáticas abordadas (20%) y la inclusión de más materiales y recursos que garanticen mejores resultados (20%).

Conclusiones

En la III Edición de los talleres de verano participaron 771 adolescentes,  con un predominio de representación femenino y de edades comprendidas entre los 11 y 15 años.

Las motivaciones de los adolescentes para matricular en los diferentes talleres se relacionan con intereses específicos de acuerdo a las temáticas de cada uno de los talleres, y de esta forma los adolescentes expresan necesidades de aprendizaje y conocimiento relacionadas con temas de su interés, llegando a evidenciar en muchos casos inclinaciones profesionales.

Entre los medios de comunicación más efectivos para la promoción de esta edición de los talleres de verano encontramos en primer lugar el Programa Cultural de la Oficina del Historiador, seguido de la trasmisión informal de la información a través de los amigos y el correo electrónico.

Los valores máximos de satisfacción los encontramos en lo relativo a la creatividad, dinamismo y participación en las sesiones, así como en la calidad de relaciones que se establecen tanto  entre adolescentes como entre estos y los profesores de los talleres. En menor medida, y como indicadores a reforzar tenemos  la disponibilidad de materiales de trabajo.

Entre las sugerencias que hacen los adolescentes destaca el aumento de las frecuencias y la prolongación de los tiempos de duración de los talleres,  la realización de excursiones,  de encuentros más prácticos que teóricos, y la modernización de las computadoras.

De forma general los adolescentes poseen intereses profesionales afines con las temáticas abordadas en cada uno de los talleres.

Vlll. Evaluación de la propuesta infantil de verano

En su tercera edición el proyecto de talleres de verano para niños continúa siendo de la preferencia de la familia capitalina. En el verano del 2014 se presentó al público infantil una variada propuesta de talleres que abarcaron diferentes ramas de las artes (cine, artes plásticas, música, literatura, danza, teatro y fotografía), las ciencias (informática y ciencias naturales), las manualidades (origami, alambrería y nudos chinos), los idiomas (francés) y los hobbies (coleccionismo numismático y filatélico).

En la presente edición se constató un aumento en el número de talleres ofrecidos al público infantil: 31 opciones desarrolladas por 17 instituciones del Centro Histórico. De igual forma se percibió un incremento en el público beneficiado: 763 infantes matriculados, cifra superior a la del verano precedente.

El análisis de las encuestas aplicadas a las familias de los niños matriculados a los talleres de verano arrojó la prevalencia del sexo femenino, representado por el 59% del total de participantes. Así mismo se comprobó que la mayoría de los participantes fueron niños y niñas entre los 9 y 11 años de edad (43%), cifra seguida de cerca por el grupo etario comprendido entre los 6 y 8 años (40%). Aunque en menor cuantía (5%) se aprecia la participación de público infantil en edad preescolar, lo que nos lleva a considerar  la necesidad de desarrollar propuestas específicas para esta etapa de la vida durante las venideras ediciones del proyecto.

Entre las principales vías de comunicación por las que se obtuvo información sobre el proyecto de talleres de verano para niños resaltan la vía institucional mediante el Programa Cultural de la Oficina del Historiador (32%) y el correo electrónico (26%). Además se destaca la comunicación por vía informal a través de la familia y amigos (7% y 16% respectivamente). Se observa entonces una distribución que jerarquiza la información recibida mediante las vías de comunicación formales sobre las que se obtuvieron por vía informal. No obstante es necesario referir la necesidad de hacer hincapié en la difusión a través de la radio y la televisión, cuyos valores resultaron bajos en consideración con los restantes parámetros analizados.

El análisis de las encuestas aplicadas arrojó aspectos positivos que las familias de los niños matriculados reconocen en el proyecto de talleres de verano. Más de la mitad de las familias encuestadas lo valoran como efectivo por la oportunidad de aprendizaje que brinda, otros porcientos significativos se refieren al desarrollo de habilidades y a la posibilidad de aprovechar positivamente el tiempo libre de las vacaciones.

De igual forma el análisis estadístico permitió conocer del alto índice de satisfacción por parte de las familias, que en un 100% refirieron haber recibido un buen trato durante el desarrollo de los talleres. En la misma línea la totalidad de las encuestas analizadas calificaron de bueno el desarrollo del proyecto y solicitaron su continuación en veranos sucesivos.

Por su parte el dato sociodemográfico referido al municipio de residencia de los niños matriculados resulta un indicador de interés para valorar el alcance geográfico del proyecto. Los 4 municipios más representados en la muestra son: Plaza de la Revolución (18%), Playa (14%), 10 de Octubre (12%) y La Habana Vieja (10%).

La aplicación de las encuesta permitió conocer además sobre las temáticas que recomiendan los niños y sus familias para que sean abordadas en las venideras ediciones del proyecto. Resaltan las solicitudes de talleres de corte medioambiental, los relacionados con las artes plásticas y las manualidades y los concernientes a la danza, la historia y la computación.

Las estadísticas también permitieron apreciar que el mayor número de niños encuestados accedieron a esta opción cultural haciéndose acompañar por su madres (61%). En menor número resaltan la presencia de los abuelos (16%), las figuras paternas (11%) y los tíos (6%).

A partir del análisis estadístico se puede afirmar que más de la mitad de las familias cuyos hijos fueron beneficiarios del proyecto ya habían participado en ocasiones anteriores en Rutas y Andares. El otro 45% refirió disfrutar por primera vez de esta opción de verano. Asimismo se pudo constatar que el mayor porciento de niños matriculados a los talleres de verano corresponde a los integrantes de familias con dos o más años de participación consecutiva en Rutas y Andares.

Se puede concluir entonces que el verano 2014 en el Centro Histórico estuvo marcado por una fuerte participación del público infantil. Este  grupo etario se vio altamente beneficiado por actividades especialmente concebidas por proyecto familiar Rutas y Andares.

lX. Conclusiones

  • En la edición del 2014, aproximadamente 13 697 visitantes acudieron a las Rutas y Andares. De ellos 6240 recorrieron los museos a través de las Rutas, mientras que 3591 participaron en los Andares. El número de visitantes del proyecto se mantiene estable por encima de los 10 000 anuales desde hace varios años ya.
  • El público visitante exhibe el mismo perfil sociodemográfico de años anteriores. La mayoría de los visitantes son del sexo femenino. Casi la mitad de la muestra tiene nivel universitario, y son profesionales. El proyecto mantiene su poder de convocatoria hacia la familia cubana, como su principal destinatario.
  • Rutas y Andares 2014 recibió la mayoría del público proveniente de los municipios de Plaza, 10 de Octubre,  Playa, Centro Habana, Habana del Este y La Habana Vieja.
  • El proyecto exhibe una "notoriedad" como oferta de verano citadina. La estrategia promocional demostró el peso que adquieren las vías no formales de promoción (pasé cerca y entré, amigos y familiares).
  • Las temáticas de los Andares de esta edición tuvieron una buena aceptación por parte de los visitantes, al igual que la interacción y comunicación lograda por los guías. Sin embargo, se plantea trabajar sobre la planificación de los itinerarios, en cuanto a la dinámica de tiempo.

Para más información:

Departamento de Comunicación Cultural
Dirección de Gestión Cultural
Lilibeth I. Bermúdez (prensa@patrimonio.ohc.cu)
Ailed Duarte Martínez (comunicacion@patrimonio.ohc.cu)

Dariana Rodríguez Barral (informacion2@patrimonio.ohc.cu)
Teléfono: 863 9981