Estampas de La Habana

Patrimonio

“La salvación del patrimonio, contentivo de la espiritualidad de la nación cubana, resulta indispensable”.

Ver descripciónAnterior Siguiente

Bahia de La Habana

Desde la fundación en 1519 de la villa de San Cristóbal de La Habana, su bahía fue el centro de la vida económica, social y cultural; en los primeros años, los espacios para el esparcimiento y recreo de los pobladores se ubicaron en el perímetro que bordeaba la rada habanera y desempeñaron un papel significativo en la imagen de la naciente urbe, cuando el puerto estaba formado por rústicos atracaderos de madera ?con cobertizos en tierra contiguos?, los más importantes ubicados en las zonas aledañas a las plazas de Armas y de San Francisco. El Muelle de Luz aseguraba el tráfico de pasajeros y mercancías por el interior de la bahía hasta el Baluarte de San Isidro, y a partir de allí, el Muelle del Arsenal, destinado a la construcción y reparación de navíos. Entre 1790 y 1850 se ampliaron los muelles que, desde del Castillo de La Fuerza, alcanzaron una extensión ininterrumpida. La labor de recuperación que llevan a cabo el Grupo de Trabajo Estatal de la Bahía de La Habana y la Oficina del Historiador de la Ciudad, ha hecho renacer el vínculo entre la ciudad y su rada. Desde 1998 se desarrolla este Proyecto de Saneamiento, Conservación y Desarrollo, que ya comienza a mostrar sus primeros logros en la disminución de los niveles de contaminación, gracias a lo cual hoy habaneros y visitantes vuelven a contemplar con agrado la bahía y disfrutan de un entorno más placentero. Fuente: María Elena Martín Zequeira y Eduardo Luís Rodríguez Fernández. Guía de Arquitectura de La Habana. La Habana-Sevilla, Dirección Provincial de Planificación Física y Arquitectura, Consejo de la Administración Provincial-Junta de Andalucía, 1998. Cerrar