Centros Culturales

Visitas recomendadas

Museo Casa Natal de José Martí

Oratorio San Felipe Neri Localizar en el mapa

Oratorio San Felipe Neri

Oratorio San Felipe Neri

Las arquitecturas religiosa y bancaria se solapan en el inmueble donde se fundó, en 1693, la iglesia de San Felipe Neri. Uno de los proyectos de restauración más sugerentes de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana hizo posible que la otrora iglesia, y luego sede bancaria, reabriera el 10 de febrero de 2004 como sala de conciertos, en el Centro Histórico de la capital cubana.

Ocupado sucesivamente a lo largo de cuatro siglos por oratorianos (hasta 1784), capuchinos (hasta 1840) y monjes carmelitas (a partir de 1887 hasta 1924), San Felipe Neri fue vendido por estos últimos a una institución bancaria, y se estableció allí el Banco del Comercio, que en 1952 se fusionó con el Trust Company of Cuba.

En el proceso de remodelación para adecuarlo como institución bancaria el edificio original, conocido como Oratorio de San Felipe Neri, perdió la torre campanario, de ahí el valor de descubrir en las labores de rescate más recientes el ábside, la cúpula y la linterna de madera pertenecientes al templo primigenio, los cuales permanecían tapiados. Otro importante hallazgo arqueológico fue la aparición de la piedra fundacional del templo -cubierta por un gran sillar que la protegió hasta nuestros días- , único exponente de su tipo conservado en el Centro Histórico.

En la institución cultural, especializada en música lírica, se exhibe una pequeña colección de pintura religiosa con piezas de los siglos XVIII y XIX. Entre las obras más importantes está el gobelino que data del siglo XVII y está atribuido al taller de Michael Wouters.

Piedra fundacional

Por primera vez en el Centro Histórico se encontró una piedra fundacional en su sitio original. Tales piedras eran colocadas, según la tradición, en ceremonia presidida por las máximas autoridades eclesiásticas, civiles y militares, que se reunían en un acto público para marcar el comienzo de la construcción de una edificación importante, en este caso del Oratorio de San Felipe Neri, erigido en 1693.

Elaborada en un sillar de caliza blanda de 42 x 42 cm de área y 21 cm de profundidad, la piedra fundacional de San Felipe Neri tiene labrada en una de sus caras una cavidad de 21 x 21 cm de área y unos 10 cm de profundidad. Tapada con una losa de mármol gris, esa cavidad guardaba en su interior 33 monedas alegóricas a la edad que tenía Cristo al morir. Denominadas macuquinas por su forma irregular, estas monedas (2 de oro y el resto de plata) fueron acuñadas durante los reinados de Felipe III, Felipe IV y Carlos II, o sea, entre los años 1598 y 1700, en las cecas de México, Potosí, Bogotá (Santa Fe) y NR (Nuevo Reino). Se identificaron 24 piezas de ½ real, 2 de 1 real, una de 2 reales, una de 8 reales y una de 1 escudo de oro; no se pudieron clasificar 3 monedas de plata por su avanzado deterioro.