Centros Culturales

Visitas recomendadas

Museo Casa Natal de José Martí

Casa de la Poesía

Casa de la Poesía

Una antigua casa de vecindad de la calle Muralla en el Centro Histórico de La Habana resurge en junio de 1997 como Centro Cultural Casa de la Poesía. La institución promueve el conocimiento de la creación lírica universal mediante el contacto directo entre público y creadores, el acceso a la lectura de variados textos poéticos, y el intercambio con críticos y prestigiosos escritores cubanos vinculados a la Casa.

La interrelación de la poesía con las distintas manifestaciones artísticas enriquece el trabajo de extensión cultural de la institución. Exposiciones, performances, conciertos y peñas literarias componen el espectro de opciones culturales al que se ha integrado la comunidad del Centro Histórico.

La Casa de la Poesía cuenta con dos espacios expositivos denominados Sala Transitoria y Galería Abierta. El primero se destina a muestras bimensuales de artistas nacionales o extranjeros y exhibe proyectos iconográficos y editoriales, la Galería acoge a los valores más jóvenes del arte en Cuba, que exhiben muestras artesanales, fotográficas, de cerámica, grabado y pintura.

La biblioteca especializada Ada Elba Pérez, única de su tipo en Cuba, atesora un variado fondo compuesto por antologías, cuadernos poéticos, ensayos, revistas literarias y fotos. Ese espacio sirve, además, como sede de conferencias, talleres, muestras bibliográficas, y ofrece información sobre convocatorias de concursos y eventos nacionales o extranjeros relacionados con la poesía.

El hermoso Patio de las Yagrumas cobija espacios como Naciendo al pie de cada semilla, Te encuentro, Como un ave libre, Tropos y Corcel de Fuego, este último ganador de premios provinciales y nacionales por su esforzada y valiosa labor comunitaria en favor de la oralidad.

De especial trascendencia es el trabajo social que semanalmente permite a los especialistas de la Casa interactuar con niños y personas de la tercera edad radicados en el municipio de La Habana Vieja. Mediante la declamación, el análisis de los textos, la recreación plástica y el juego se incentiva en la comunidad el interés por la lectura y el conocimiento de la poesía.