Centros Culturales

Visitas recomendadas

Museo Casa Natal de José Martí

Aqvarivm

Aqvarivm

Con un concepto novedoso de museo viviente, se inauguró el 8 de marzo del año 2000 un modesto acuario en el Centro Histórico de La Habana Vieja. Tras los cristales de 8 peceras, distribuidas en un área de 120 metros cuadrados, viven más de noventa especies entre animales y plantas de agua dulce. Su objetivo fundamental: crear un espacio ecológico en un área superpoblada, cuyo deterioro ambiental es evidente, después de casi cinco siglos de iniciada la urbanización de la capital cubana.

La esencia de este pequeño museo no radica en la exhibición de peces vivos, atracción indiscutible, sino en la relación permanente con una comunidad deseosa de entrar en contacto con una naturaleza que la vida les ha negado, en un recinto muy bien diseñado, donde tanto los niños como los adultos encuentran un ambiente que invita al descanso y al interés científico.

A diferencia de los museos tradicionales, el diseño del recinto incluye la distribución de las especies por regiones geográficas, con una breve reseña de sus características biológicas. La presencia de elementos vivos y la explicación gráfica de las peculiaridades de cada especie, sus hábitos, relaciones interespecíficas y reproducción, adentran al espectador en ese universo desconocido que es la Ictiología. Como en su área de exposición hay siempre un especialista encargado de responder todas las interrogantes del público, la propia visita se convierte en una vía de aprendizaje.

La organización de actividades infantiles a partir de personajes propios del Aqvarivm, como Mamá y Papá Guajacones; la utilización de su sala como galería de arte ecológico, la creación de aulas de aprendizaje para sectores infantiles menos favorecidos, entre ellos los de las escuelas especiales y el Centro de Rehabilitación Integral para la Edad Pediátrica, y otras actividades vinculadas a la comunidad, contribuyen a crear una cultura ecológica, con la cual el público comienza a comprender que nuestra naturaleza y, por extensión la del mundo, también forman parte de un patrimonio que debemos conocer y defender.

La Ronda de Mamá Guajacona es una de las más esperadas en el Aqvarivm. Cuentos, juegos, cantos tradicionales y poesías constituyen un recurso de gran valía para relacionar a los niños con el cuidado del medio ambiente, además de contribuir a rescatar las rondas infantiles tradicionales.